Eisoptrofobia

La devoción detrás de la ilusión de Edgar Hammet fue bastante extrema. Vampiro tradición establece las reglas que Hammet seguiría, convenciendo a su culto a hacerlo a su vez.

Uno de los elementos básicos de la crianza de Edgar fue el hecho de que sus padres le permitieron no tener espejos en su habitación y cuarto de baño. En tanto que otras áreas de la granja, la sala, el cuarto de sus padres y de su hermano y los baños incluyen espejos. Pero el sótano de Edgar y el baño adyacente no los tenian. Cuando Edgar pasaba por un espejo, él se admiraba de su reflexión, confundido cómo podría uno con su creencia tan fuerte de no ser humano tener una reflexión.


Con el tiempo, desarrolló eisoptrofobia aguda. Para aquellos no familiarizados con el término, «eisoptrfobia» es un miedo a su propio reflejo, como verse a sí mismo en un espejo. Su temor no era la de un típico adolescente que asumido que él o ella tendría el pelo rebelde y todo el acné demasiado visible, su temor era que su familia se diera cuenta de el hecho de que no tenía la reflexión y el deseo de denunciarlo. Ninguno de los cuales podría estar más lejos de la realidad; se le podía ver en el espejo porque él era humano, y sus padres nunca haría nada deliberadamente para causarle daño emocional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.